jueves, 19 de noviembre de 2009

MADRE

blog

Dulce Madre que tanto me has amado
y una fría tarde machaste al cielo,
quedando mi alma triste y sin consuelo,
sumergida en silencio desgarrado.

Recuerdo tu rostro tan adorado,
¡bello! hasta en esas noches de desvelos,
cuando me protegías de recelos
con abnegado amor inmaculado.

Aún sigues conmigo, así lo siento
cuando con tanto dolor y tristeza
percibo tus caricias y tu aliento,

Sosegabas mi angustia y desaliento,
y evocando tu mirada y pureza
hoy atesoro en mi alma ese momento.

2 comentarios:

Luz_ de_Luna (Monica) dijo...

Negrita, cuando amor recibimos de ese ser qeu nos dio la Luz de Vida
Bello poema , te dejo mi cariño
Monica

Raiandoelsol dijo...

Hola!STELLA , Un placer y muy emotivo,encontrar tus palabras en mi espacio, siempre recuerdo El Rincón ..., poco tiempo puedo estar conectado, y hoy que tengo la oportunidad, me encantó leer de nuevo tu bello sentir.

Me gustó mucho tu nuevo espacio.

Te dejo un saludo cordial, y como siempre mis mejores deseos.

Y un gran saludo de mi parte, para todos los del RINCÓN DEL POETA, siempre en el corazón.