lunes, 16 de noviembre de 2009

OTOÑO DE LAS ROSAS


Miro el rosal, ayer las rosas estaban rojas,
el otoño las vistió en tono pálido, viejo
robándoles brillo, no se miran al espejo;
sus pétalos marchitan mientras caen las hojas.

Triste destino es el que ha golpeado a las puertas,
aún vibrantes de vida, les llega la nieve
sus corolas se deshacen bajo la presión leve,
de miles de hojas amarillas cayendo muertas.

Luego el invierno las cubrirá con manto de hielo;
haciendo castañar sus tallos y el sol, afuera
pondrá bellas manchas de oro, como en primavera,
y reirá en la ensoñada profundidad del cielo.
.
Lloran en silencio el punzante dolor maldito,
con un dolor que pesa en sus nervaduras todas,
la fría y pálida muerte le ofreció sus bodas,
encantador misterio cargado de infinito.

Se revelaron, como si ellas fueran humanas,
costándole a la materia mil transformaciones,
muriendo en sus corolas todas las ilusiones,
cubriéndolas la fría noche, en plena mañana.

1 comentario:

Luz_ de_Luna (Monica) dijo...

Amiga querida!!
Acá ando, entre las rosas de mi otoño, disfrutando de las tuyas y dejándote mi cariño siempre
Te quiero besos Monica